Cayapa al juez Kavanaugh

AP

En los Estados Unidos se distrae la atención con la nominación del juez Kavanaugh, alegando un supuesto caso de acoso ocurrido en la adolescencia del magistrado. Esto es obra de la oposición comunistoide que, a costa de lo que sea se va a cargar la democracia en ese país.

Despertar este tipo de pasiones es muy delicado. Inteligentemente, Trump se mantendrá al margen de la investigación del FBI que tendrá que conseguir evidencias entre chismes y raros testimonios, o determinar si “Betty, la fea” guarda rencores por no haber sido admirada, o si se trata de lisonjas mal interpretadas.

(Lea también: Verdades que ocultan)

Por lo pronto ya el daño causado al juez es irreversible. Él, moralmente, fue destruido, ya no tiene honor, su imagen es irrecuperable y no hay sentencia que pueda favorecerle a futuro.

La “víctima” dio combustible a organizaciones que ya se manifiestan sin saber qué es lo que defienden, dando por sentado que Kavanaugh es un acosador culpable. Esas son las mismas voces que defienden el aborto. ¡Qué asco!

La denunciante ya tiene garantizado su futuro económico y, posiblemente, también el político; hoy es una heroína provisional , al final se convertirá en la reina de nada, pues el tiempo le pasará factura.

(Lea también: No se trata de xenofobia)

Quienes defendemos los derechos de las mujeres para una vida libre de violencia nos preguntamos: ¿Por qué denunciar después de 35 años? ¿Quiénes motivan esta actuación? ¿Cuánto hay pa’ eso?

Si afirman que los hechos ocurrieron en una fiesta de menores con “conductas inapropiadas”, me pregunto: ¿qué hacía la muchachita aquella, allí? ¿Dónde estaban sus padres? ¿O fue ella acaso engañada, pensando que iba a un curso de Confirmación de Bautismo? ¡Por favor!

A todas luces este proceso es un evento político dañino que atenta en contra de la sociedad norteamericana.

(Lea también: Carta abierta al Real Madrid)

Con tanta “moralidad” con la que los gringos quieren venderse no se puede tapar el libertinaje que hay alrededor de la adolescencia que crece en un país donde la marihuana, el licor y sexo son parte habitual del entorno.

Estados Unidos no es posible con una pandilla de “nerds” al mando de la política, los tribunales y las gobernaciones; es viable y grande gracias a los mundanos.

Quizás las cosas cambien con la in inteligencia artificial, por lo pronto que siga la fiesta.


Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.