Diálogo versus presión

AVN

El gobierno y la oposición tienen que elegir ya su destino.

En algún sector de la oposición, que tiene como fortaleza el logro mediático en el extranjero, la única opción viable es la de la intervención; se niegan al diálogo, pero no tienen otra propuesta. Con la realidad geopolítica de hoy esa cuenta no da y si se descuidan pudieran nuevamente pasar de moda.

En la mayoría opositora, Acción Democrática (mayor estructura partidista), así como en la Sociedad Civil, la negociación condicionada es la alternativa.

El gobierno tiene claro que un mayor aislamiento político, mas las sanciones colectivas y particulares, seguirá deteriorando su capacidad de acción y el descontento abrigará a sus partidarios y a sus factores de poder.

Las sanciones han logrado objetivos pero algunas son injustas, dictadas a la ligera. Dicen que hay un grupito que, habiendo chupado de todos los gobiernos, inclusive de este, ahora se dedica a echar dedo y proponer las listas. Ojo, pues “el rabo de paja también coge candela”.

(Lea también: Verdades que ocultan)

Lo que preocupa es que un nuevo diálogo sea liderado por un gobierno español, desecho moralmente, que se ha montado por asalto, sin elecciones, que son minoría y donde muchos tienen intereses personalísimos en Venezuela. España pende de un hilo y no puede llevar esa batuta, pues allí está el rancho ardiendo también, y lo afirmo como español.

El canciller español no tiene capacidad de acción ,la Unión Europea ya aprobó unas condiciones para levantar sanciones, a saber: “Apertura del canal humanitario , liberación de los presos políticos, convocatoria a elecciones adecuadas a los estándares internacionales y el cierre de la Asamblea Nacional Constituyente”.

La Unión Europea debe estar consciente de que, sin los gringos, no puede haber acuerdos, de manera que no se equivoquen: ellos están dispuestos a levantar sanciones y apoyar soluciones sobre bases concretas, en pro de la tranquilidad. El Vaticano a su vez debe terminar de tomar partido y definirse.

Hay una sola alternativa para la paz en Venezuela: dialogar con interlocutores válidos, aceptados por las partes, con un cronograma muy concreto de obligatorio cumplimiento y con garantías suficientes.

En los días de incertidumbre debe promoverse por lo menos la esperanza.


Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.