El Clip de Barquisimeto sigue ofreciendo las riquezas del libro

Nota de Prensa

Jamás imaginó Beatriz Bello de Ochoa aquella mañana del primero de julio de 1974 cuando firmó en el registro el inicio como empresa de un sueño de abrir una librería para satisfacer sus gustos de lectora y emprendedora que 44 años más tarde en sus espacios se iban a celebrar los logros alcanzados por sus herederos de mantenerla contra todo presagio como la más reconocida de Barquisimeto.

Beatriz Bello se asoció con su vecina Beatriz Cupello de Lazo y emprendieron la aventura en su local de siempre en el recién construido Centro Comercial “Los Leones”, cercano a sus residencias. Acompañadas de sus esposos, las dos Beatriz echaron a andar el proyecto pero por razones de salud a los cinco años la socia le vendió su parte a Bello quien al tiempo amplió el local en principio dedicado a la venta de papelería y libros escolares, regalos, tarjetas, peluches, lápices, incluidos los libros, creciente demanda de un público lector.

De nuevo los problemas de salud se hicieron presentes, esta vez en doña Beatriz quien convidó a su hija y actual dueña Betzaide Ochoa Bello de incorporarse a la librería quien fue abandonando el ejercicio libre del derecho para ayudar a su mamá y juntas le dieron un vuelco con actividades de lectores, conversatorios, actividades infantiles y tertulias con escritores regionales.

Con la muerte temprana de doña Beatriz, Betzaide se incorporó de lleno a la librería y amplió las actividades iniciadas con su madre de invitar conversatorios, tertulias y bautizos de libros de escritores nacionales, primero convenciendo a las editoriales capitalinas de las posibilidades de público entusiasta de la lectura en la ciudad y de traer novedades editoriales a la capital larense. Recuerda a uno de los primeros que vino dentro de estas actividades fue el escritor y espectacular reportero Oscar Yánez a quien Planeta pagó todos sus gastos y se sintió muy agradado de la respuesta de los larenses a su presentación.

También se interesó Betzaide en coordinar con escritores que vinieran a otras actividades y así fue conformando un espacio para la cultura y la difusión de la lectura como centro de intercambio de información bajo el proverbio árabe de que “libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”.

Cuenta la dueña de El Clip que “hoy en día la mayor dificultad son los altos costos de los libros por la fuerte inflación que vive Venezuela donde se ha hecho muy costoso publicar y donde los precios son altos para los lectores”. Explicó que hace varios años no se consiguen libros de autores extranjeros, no hay dólares preferenciales para la adquisición de libros afuera y como alternativa para satisfacer al público “tenemos que reinventarnos” y tienen una maleta, una vitrina y un escaparate de libros usados a precios accesibles que algunos migrantes han vendido de sus bibliotecas para que estén a disposición de su clientela.

María Beatriz Montero Ochoa, una de las hijas de Betzaide escribió una sentida crónica de lo que para ella es El Clip: “desde pequeña iba a la ‘librería de mis abuelos’ para comprar los útiles escolares. ¡Era una maravilla! Había tantas cosas para escoger, desde los colores hasta el papel contact con el que iba a forrar los libros con mi mamá (con una media en la mano para que no se le hicieran burbujitas).

Cuenta María Beatriz que “El Clip ha estado en mi vida desde que tengo memoria” y en su deliciosa crónica refiere los regalos de su abuela en diciembre y el grato paseo “siempre que iba todos allí me saludaban con mucho cariño… era como una reunión de amigos de toda la vida. Las personas no sólo ‘compraban cosas’, realmente disfrutaban pasar una tarde completa, horas y horas o aunque fuera un momentito entre libros, esa energía tan especial que siempre (por lo menos yo) he sentido en ese lugar”.

Contó de la incorporación su mamá: “también era una visionaria (como mi abuela) y sabía que tenía mucho para brindar a ese hermoso lugar. A partir de allí iniciaron los eventos, presentaciones, bautizos de libros, conversatorios, talleres, foros, tertulias, gabinetes de lectura… se acercaron personas que jamás pensaron en entrar allí alguna vez y pudimos recibir a escritores y personalidades que nunca pensé que fuera a ver en persona ¡Fue increíble! (Es increíble).

Bajo el lema de Emily Dickinson de que “no hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas” la librería está en plena fiesta y se han realizado conversatorios, tertulias, conciertos, encuentros de lectores, recitales de poesía y el jueves 19 de julio está previsto el encuentro con la escritora barquisimetana Xiomary Urbáez con el tema “para quienes quieren descubrir secretos con la lectura y para nóveles escritores” de 2.30 a 5.30 de la tarde. El 20 de julio a las cuatro de la tarde habrá un encuentro con nuevas voces de la Literatura Venezolana, donde jóvenes escritores de Barquisimeto cuentan su experiencia: Álvaro Ríos, Juan Carlos Méndez Guédez, Josefina Da Costa, Eduardo Sánchez Rugeles, Milagros de Rosell y Rodrigo Blanco Calderón y el viernes 27 de julio, la presentación y tertulia con José Antonio Perrella, autor del libro "Ellos Vivieron en el País Porvenir".

Este aniversario de El Clip Betzaide Ochoa pide que nadie se quede sin enterarse que “en Barqusimeto tenemos una librería que nos ha acompañado durante 44 años y sigue ofreciendo las riquezas del libro bajo el anónimo lema de que “el regalo de un libro, además de obsequio es un delicado elogio”.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.