El mejor camino

Cortesía

“...la opción de la codicia, del lujo, del abuso de poder, del aprovechamiento, de la deshonestidad, del desenfreno, trae frutos amargos con consecuencias sociales devastadoras.”

Es muy tentador denunciar los males que padecemos: son muchos y muy hondos. Y producen indignación por la cuota de responsabilidad de las autoridades. Sin embargo, el bien o el mal están en el corazón del hombre concreto.

Por eso la opción de la codicia, del lujo, del abuso de poder, de la deshonestidad, etc., trae frutos amargos con consecuencias sociales devastadoras. Ahora, “el carnet de la patria” es un método de control social. Se impone la mendicidad y se excluye el trabajo digno y la capacidad propia de desarrollo.

Frente a esto, muchas personas escogen el mejor camino: el del trabajo, la sonrisa, el compartir, y el ingenio para hacer felices a los demás, la fidelidad. Francisco que es un hombre de Dios quiere que este mes sea dedicado a los ancianos. Los ancianos son nuevos niños, que los creemos adultos y pensantes y muchas veces han regresado a la niñez. El otro día, hicieron “una vaca” para ofrecer un arroz con pollo a los viejitos amigos de una cumpleañera de ya bien avanzada de edad. No todos podían llevar algo significativo: hay mucha escasez. Un joven que estaba convocado, le dijo a la señora cumpleañera: - como no te pude traer nada, te compuse esta canción. ¡Conmovedor!

Estuve en el entierro de la madre de un sacerdote. Éste al final de la misa, después de agradecer. Dijo que a veces en los obituarios se decía: - “Después de una larga y penosa enfermedad, entregó su alma a Dios…” Y añadió que su madre, efectivamente, había tenido una larga enfermedad, pero “que no había sido penosa”. De este modo “sublime” expresó el amor y el gozo en la familia, también en la enfermedad y en la muerte.

Navidad: Dios viene al encuentro del hombre. El Niño Jesús es expresión del inmenso amor de Dios; quiere compartir con nosotros, nos muestra el mejor camino: la entrega sincera, el don de uno mismo, a Dios y a los demás.