Eros Ramazzotti llenó de romanticismo a Viña del Mar

Referencial

Las baladas con alma roquera de Eros Ramazzotti consiguieron encandilar a un público con espíritu romántico que asistió a la segunda jornada del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en Chile.

El músico italiano de 52 años sedujo a la audiencia más sentimental con un concierto de más de una hora y media en el que revisó los temas de "Perfecto", el decimotercer disco de estudio de su carrera, que rejuvenece su característico pop melódico con influjos de folk y de country estadounidense.

También hubo lugar para varios de los grandes éxitos de sus 30 años de trayectoria.

Vestido de negro de pies a cabeza y acompañado por un grupo de músicos, un piano de cola y un sintetizador, el romano saltó al escenario con el tema pop "La sombra del gigante", que puso los cimientos de un concierto con un sonido exhuberante.

Con "Terra promessa", Ramazzotti demostró que ha llovido mucho desde que hace 18 años se presentó por primera vez en esta gran vitrina latinoamericana de la Quinta Vergara.

Y es que, además de madurar como cantante, a lo largo de los años su repertorio se ha renovado y hoy sus melodías han acabado flirteando con el electropop.

Como no podía ser de otra manera, Ramazzotti se despidió del escenario viñamarino con las célebres "Fuego en el fuego" y la "Cosa más bella".

Tanto romanticismo incitó a uno de los espectadores de las primeras filas a pedir matrimonio a su compañera. Entre besos y sollozos ella dijo que sí y dibujó un final redondo para la presentación de este trovador moderno que pregona que el amor "es fundamental".

Con 65 millones de copias vendidas, dos premios en el festival de San Remo y colaboraciones con artistas de la talla de Joe Cocker y Tina Turner, Ramazzotti se ha alzado como uno de los artistas italianos más importantes de su país en el género romántico.