La nueva educación

En mesa de trabajo del Congreso Estadal del FAVL realizado en Maturín recientemente, un buen amigo, maestro de toda la vida, habló con mucho ímpetu de la necesidad de regresar al viejo modelo curricular mientras que varios de los participantes recordaban lo que era la educación de ayer. Con mucho respeto para quienes conmigo sesionaban intervine señalando que en lo que a la educación se refiere lo que correspondía era mirar hacia el futuro.

Días después, entrando a Millennia Atlantic University -universidad estadounidense doblemente acreditada- la directora académica me abordó para comentarme que varios profesores sugerían que no se permitiera utilizar los celulares en clase. Me quedé pasmado.

Que un grupo de esforzados docentes en la cada vez más en retroceso Venezuela añoren el pasado es entendible pero que profesionales del primer mundo ignoren las tendencias de la nueva educación es demostración suficiente que aquí como allá nada más apegada a lo tradicional que las comunidades educativas.

Mucho se ha escrito sobre lo que viene en educación, buena parte de lo cual ya está en marcha en establecimientos que son vanguardia.

Mobile Learning, Blended Learning y Flipped Classroom, con el celular convertido en herramienta de apoyo fundamental para el aprendizaje, combinando la formación online y la presencial, basando el estudio en casa y la práctica en clase son de las primeras. Los contenidos teóricos se imparten on-line, reservando el tiempo de aulas para una formación más práctica; estas se convierten en lugar de debate y el debate es el recurso de aprendizaje para ir más allá de los programas.

Aprendizaje flexible, personalizado y continuo. Los periodos académicos rígidos pronto entrarán en desuso y la formación será por módulos y no años/semestres/trimestres. El uso de software de apoyo será constante con herramientas del tipo Masive Open Online Course y Open CourseWare o eLearning MyLab y MyLab&Mastering, en las que son los contenidos los que se adaptan al ritmo de estudio de cada alumno y no al revés.

Cobra fuerza también la tendencia denominada ‘Techno-Craft’ y con ella la importancia del trabajo desarrollado por cada persona, así como el proceso creativo que hay detrás. En definitiva, se necesitan creadores y en un entorno tan tecnológico como el actual, estos creadores deben conocer y generar sus creaciones con nuevas plataformas. Incentivar la creatividad es fundamental.

Promover el emprendimiento, la cooperación y la formación de individuos socialmente responsables es ahora obligante precisando que existen un buen número de casos en los cuales se lleva ventaja entre los que es motivo de orgullo mencionar a la Universidad Tecnológica del Centro que con sus equipos de proyectos y FAPIs -Factor de Aprendizaje por Iniciativa- llevamos años incursionando en los ítems mencionados.

Es cierto que la gran mayoría quiere un cambio en Venezuela pero si la educación no da un salto adelante seguiremos siendo la cola del mundo.