Las otras víctimas de ETA

Entierro del guardia civil José Antonio Pardines Arcay, el 7 de junio de 1968, en Malpica (A Coruña). Considerado la primera víctima de ETA, fue asesinado en Villabona (Gipuzkoa) cuando dos individuos a los que le pidió la documentación le dispararon a quemarropa
Entierro del guardia civil José Antonio Pardines Arcay, el 7 de junio de 1968, en Malpica (A Coruña). Considerado la primera víctima de ETA, fue asesinado en Villabona (Gipuzkoa) cuando dos individuos a los que le pidió la documentación le dispararon a quemarropa - El País España

La ETA siempre tuvo otras intenciones; en principio se formo como organización antifranquista, pero al llegar la transición se les amnistió a todos y allí se quitaron la careta pues ya en la calle y en democracia asesinaron más que nunca: 78 personas en 1978, 82 en 1979 y 98 en 1980.

Las historias son muy crueles y el daño no ha sido sólo a las víctimas directas y su entorno; ETA mató y negó la libertad a muchos españoles. También perjudicó a los que se enrolaron y a sus familiares.

La derrota de ETA fue posible gracias a la cohesión de la Sociedad Civil Española y fundamentalmente a la labor de la Guardia Civil y la Policía y es precisamente a estos últimos a los que mayormente hay que rendirles un merecido homenaje. Los españoles hemos sido muy desagradecidos con quienes cambiaron para bien nuestras vidas; ellos se arriesgaron, murieron y lo dejaron todo por luchar a favor de España.

La Guardia Civil y la Policía hoy en día son los más afectados pues jueces politizados y políticos miserables se han “suavizado” y ahora hay unos asesinos en libertad -con buena salud-, quienes han pagado condena, sin arrepentimiento por los crímenes más sanguinarios de la España moderna. Esta situación les pone en riesgo, la gente no cambia y los criminales seguirán en sus andanzas, pero ahora con un nuevo motivo: la venganza a sus “carceleros”.

ETA ha torcido siempre la realidad. Todos sabemos que jamás encabezaron una lucha política. Sólo han sido asesinos que han llevado años de dolor al pueblo, que decían querer “liberar”.

Lamentablemente los afectados de ETA, hoy, deben seguir soportando la humillación de unos asesinos sin compasión, dejando a los que lucharon como víctimas de segunda.

Todavía hay más de 300 asesinados sin justicia, 300 familias quienes no han encontrado paz para su dolor y los de ETA, “bien gracias”; entre ellos los 12 guardias civiles asesinados, “por los que el portavoz de ETA aún no ha pagado.”

Hoy políticos y jueces son cómplices de los que manipularon la historia , porque jamás hubo un conflicto vasco, sólo terroristas que mataban , tratando de justificar sus miserias.

Abandonar a los que lucharon o decepcionarlos seria el principio del fin.

Guardias Civiles y Policías: ¡no estáis solos!


Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.