Los huesos de pollo, la mayor huella de la humanidad en la Tierra

Referencial

El estudio de los huesos, sus formas, proporciones, disposición y, cada vez más, su ADN, proporciona a los investigadores una auténtica ventana a la prehistoria, y les permite no solo conocer qué especies dominaban el mundo en un momento dado, sino establecer las relaciones que existieron entre esas criaturas, cómo evolucionaron, el ambiente en que vivieron y, a partir de la aparición del hombre, averiguar también cómo influyeron en nuestra propia evolución.

Una única especie, la nuestra, se ha erigido en dueña absoluta del planeta. Hasta tal punto que los geólogos han bautizado como Antropoceno la época presente, marcada a fuego por el impacto de los seres humanos, cuya influencia en muchos de los procesos geológicos de la Tierra se ha hecho abrumadoramente evidente.

(Lea también: Renovar la decoración en navidad es cuestión de creatividad)

Un equipo de investigadores de la universidad británica de Leicester, en colaboración con las universidades de Nottingham y la del Noroeste en Sudafrica, se ha preguntado cuál podría ser la característica definitoria de esta nueva era. O, en otras palabras, con qué se encontrarían los paleontólogos del futuro cuando buscaran restos fósiles del Antropoceno que les permitieran comprender nuestra época.

La respuesta ha sido contundente: huesos de pollo. Esa sería, según el estudio recién publicado en la revista Royal Society Open Science, una de las marcas más duraderas del paso de los humanos por la Tierra, el signo distintivo del Antropoceno.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.