No se trata de xenofobia

ABC.es

Los venezolanos estamos inmersos en un proceso migratorio masivo. Nos convertimos en un verdadero problema para países como Colombia, Perú, Ecuador y República Dominicana, entre otros.

Cifras conservadoras señalan que más de un 6% de la población venezolana ha emigrado y que esta cifra va en aumento.

En el caso de Colombia la situación es gravísima. La Oficina Internacional de Migraciones de las Naciones Unidas reporta que en los últimos dos años, la mayoría de los migrantes venezolanos se ha dirigido hacia Colombia o usan este país como tránsito para llegar a otros destinos, sin embargo se estiman que ya unos 700 mil venezolanos residen allí.

Ningún país del mundo está preparado para recibir, en poco tiempo, tantos emigrantes. Estamos colapsando los servicios de la Seguridad Social y se percibe el impacto negativo sobre la economía de esos países.

(Lea también: McCain, el patriota)

Hasta el 2014 generamos una emigración calificada; se fueron cantidad de profesionales y técnicos muy capacitados. En Chile, por ejemplo los médicos venezolanos han resuelto el tema de la salud en ciudades como Puerto Montt.

Hoy día las personas que salen de Venezuela lo hacen sin siquiera un pasaporte; “se van los que montaron a Chávez en el poder. ¿Que tal?”. Los países receptores sufren un problema mayor aún, pues, en muchas veces no conocen las verdaderas identidades y los antecedentes de los que llegan. En Perú capturaron recientemente a un delincuente de alta peligrosidad, fugado de Venezuela. La población penitenciaria de las cárceles en Latinoamérica ya tiene un porcentaje de venezolanos.

(Lea también: España en pateras)

En el caso de España la cosa es algo diferente pues están recibiendo en su mayoría a españoles o hijos de estos, con arraigo en España.

He denunciado en el tiempo actos de xenofobia de parte de algunos países con “corta memoria”, sin embargo ya no se trata de eso. Ante la gran cantidad de emigrantes sin control el tema debe apreciarse de manera diferente: hoy día los venezolanos somos un auténtico dolor de cabeza que generará tragedia y miseria en la región y que obligará a los países vecinos a tomar medidas urgentes y necesarias para proteger su propio futuro; por ello ya empezamos a ver el cierre de fronteras y las deportaciones en masa y esto, ciertamente, no es xenofobia.


Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook Twitter.