Rómulo Gallegos y Andrés Eloy Blanco: dos venezolanos ilustres nacidos en agosto

A los personajes venezolanos nacidos en vacaciones casi siempre los dejan fuera de las celebraciones en la escuela, como ocurre con dos destacados intelectuales: Rómulo Gallegos, nacido el 2 de agosto de 1884 en Caracas y Andrés Eloy Blanco doce años más tarde, el 6 de agosto de 1896 en Cumaná, ambos de trascendente vida pública y literaria en el país a mediados del siglo pasado.

Gallegos es considerado el novelista venezolano más relevante del siglo XX y de los más grandes escritores latinoamericanos. Fue el primer presidente venezolano por votación universal, directa y secreta en diciembre de 1947 con la más alta votación en la historia del país con más de 74 por ciento de los votos.

En 1902 el bachiller Gallegos ingresó a la Universidad Central de Venezuela para estudiar Derecho pero lo abandona en 1905. Como dramaturgo compartió con sus compañeros de la revista Alborada la pasión por el teatro y en 1920 escribió su primera novela, “El último Solar”, reeditada como “Reinaldo” Solar en 1930. En 1922 escribe “La rebelión”  y “El forastero” publicada en 1942, en 1925 “La Trepadora”. De regreso de Europa en 1928 va al estado Apure, conoce las cotidianidades del llanero venezolano y nace al año siguiente “Doña Bárbara”, su novela más importante y clásico de la literatura hispanoamericana, publicada en Barcelona, España, el 15 de febrero de 1929, donde describe el llano venezolano y escribe a la Venezuela de entonces, retrato hablado de las corruptelas del poder: corrupción y atraso, tierra de traición, despotismo, machismo, insalubridad, latifundismo, crueldad, falta de libertad, injusticia y brujería.

Al saber el éxito de la obra, en 1931 el dictador Juan Vicente Gómez desestimó las comparaciones con su gobierno y ordenó al Congreso nombrarlo senador por Apure, cargo rechazado por el escritor quien salió en exilio voluntario a Nueva York y luego a España, donde publica Cantaclaro, (1934) y “Canaima” (1935).

Muerto Gómez, Gallegos regresa a Caracas y al año siguiente el presidente, general Eleazar López Contreras lo nombra ministro de Instrucción Pública, pero su desacuerdo con algunas orientaciones del régimen lo llevaron a la renuncia a los pocos meses. Publicó “Pobre Negro” (1937) y su actividad política lo hace diputado al Congreso por el Partido Democrático Nacional. Atraído por el cine, funda los Estudios Ávila y mientras en México llevan “Doña Bárbara” al cine, publica, en forma simultánea en Venezuela y España, su nueva novela “Sobre la misma tierra”.

El 13 de septiembre de 1941 preside el nacimiento de Acción Democrática y fue su candidato presidencial para enfrentar al general Isaías Medina Angarita, con quien pierde en el Congreso. El 18 de octubre de 1945, jóvenes militares deponen a Medina y Rómulo Betancourt preside la Junta de Gobierno y convoca a una Asamblea Constituyente que aprueba en 1947 una Carta Magna que por primera vez asienta la elección universal, directa y secreta otorgando derecho al sufragio a la mujer y los analfabetos.

El 14 de diciembre Gallegos es elegido presidente y el 15 de febrero de 1948 encabeza la primera experiencia democrática de participación popular, pero la traición de su ministro de Defensa teniente coronel Carlos Delgado Chalbaud y los comandantes Marcos Pérez Jiménez y Luis Llovera Páez el 24 de noviembre de 1948 lo destituyen por un golpe de estado y después de once días en prisión lo expulsan a Cuba, tras disolver el congreso, las asambleas legislativas de los estados y los consejos municipales. Comienza la agresión y la censura a la prensa y la persecución de los opositores dando inicio a una dictadura feroz.

En La Habana Gallegos publicó “La brizna de paja en el viento” y una novela de ambiente mexicano “La brisa en el pico del cuervo”, publicada después de su muerte como “Tierra bajo los pies”. Se radicó en México y regresó al país al caer la dictadura del general Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, quien se había instalado en Miraflores después del asesinato de Delgado Chalbaud el 13 de noviembre de 1950, primer magnicidio en nuestra historia republicana.

Regresó a Caracas y el mismo año fue postulado al Nobel de Literatura, Doctor Honoris Causa de varias universidades, entre otros reconocimientos y homenajes, el Ministerio de Educación bautizó con su nombre las promociones de educadores egresadas ese año. En 1960 fue primer Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano de la OEA en Washington, cargo que ejerció hasta 1963. En 1964, con motivo de sus 80 años se creó el premio de novela que lleva su nombre y en medio de una consternación general, Gallegos murió en Caracas el 5 de abril de 1969.

Su compañeros y amigo en la lucha política Andrés Eloy Blanco, además de reconocido como el poeta del pueblo venezolano, abogado, escritor, político y fino humorista, fue canciller de Gallegos en 1948.

Blanco se incorporó en Caracas al Círculo de Bellas Artes en 1913 y en 1918 recibió su primer galardón por el poema pastoral "Canto a la espiga y al arado", publicó su primera obra dramática, “El huerto de la epopeya” y fue encarcelado por participar en manifestaciones contra el régimen gomecista. En 1923 obtuvo el primer premio en los Juegos Florales de Santander, España, con su celebrado "Canto a España". En 1924 fue nombrado miembro de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.

En 1928 editaba clandestinamente el periódico disidente "El Imparcial" y fue detenido tras el fallido golpe de estado del 7 de abril y confinado al castillo de Puerto Cabello, donde escribió “Barco de Piedra” y fue liberado por motivos de salud en 1932. En 1934 publicó “Poda” con sus poemas más conocidos como “Las uvas del tiempo”, “La renuncia”, “La hilandera” y “Coplas del amor viajero”.

Muerto Gómez fue llamado por López Contreras pero sus críticas al régimen lo apartan de la gestión pública. Como diputado del Partido Democrático Nacional va al Congreso y en 1941 forma parte de los fundadores de Acción Democrática junto a Gallegos y en 1946 preside la Constituyente convocada por Rómulo Betancourt.

Derrocado Gallegos lo acompaña al exilio en México donde falleció el 21 de mayo de 1955 en un accidente de tránsito. Sus restos fueron sepultados en Caracas el 6 de junio bajo la mirada represiva de la policía política de la dictadura.

Archivo: Blanco, Betancourt y Gallegos (1945) 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.