Tiempos de cambio: José Vicente, el FAES y los derechos humanos

Vladimir Villegas
Vladimir Villegas - Globovisión

José Vicente Rangel, periodista, ex vicepresidente de la República, ex ministro de la Defensa y ex parlamentario, ha vuelto a sorprender con su denuncia sobre ejecuciones extrajudiciales cometidas por el FAES, unidad especial de la Policía Nacional Bolivariana, en sectores populares. Que ocurran esos operativos que culminan con muertos en presuntos enfrentamientos no es ninguna novedad. No lo ha sido en el pasado con otros cuerpos de seguridad y ahora tampoco con esta llamada Fuerza de Acciones Especiales.

La novedad es que Rangel, enhorabuena, ha vuelto a romper su silencio frente una de las tantas modalidades de violación de derechos humanos en nuestro país durante estos años. Y miren que no han faltado los halagos a la " labor" de cuerpos de seguridad que en nombre de la lucha contra el delito incurren en violaciones a nuestra magullada Carta Magna .

El alerta de Rangel es más que pertinente. En teoría, ningún funcionario tiene licencia para aplicar la pena de muerte como lo hace la delincuencia todos los días, que mata por cualquier cosa, desde una mala mirada que le eche una de sus víctimas hasta un celular o un carro. No puede ser que la gente mas humilde, asediada en sus barrios por el hampa , también termine siendo objeto de atropellos por parte de funcionarios policiales. Ser pobre era un delito en la llamada cuarta República y ahora también. Lo peor es que ahora la impunidad protege al malandro, pero también al malandro uniformado. ¿De qué otra manera se puede llamar al funcionario que se lleva vivo a un detenido y luego lo ejecuta a sangre fría?

De eso ha hablado José Vicente Rangel. ¿Servirán de algo sus palabras? ¿Habrá alguna consecuencia? ¿Habrá detenciones o al menos destituciones? ¿Se trata de una política de Estado, José Vicente? ¿O crees que, a diferencia de lo que denunciabas en el pasado cuartorrepublicano se trata de casos aislados? ¿O Rangel será catalogado como traidor, agente de la derecha, tarifado del imperio, desertor o salta talanquera por tan solo darle volumen a lo que todo el mundo en los sectores populares lo vive en vivo y en directo?

Pues, pese a las ya públicas diferencias que tengo contigo por tus posiciones políticas frente a este gobierno y frente al propio tema de los desechos humanos, violados reiteradamente en todos estos años, debo decir que reconozco en esas denuncias sobre los desmanes del temible FAES un buen gesto de tu parte, en medio de tantos silencios y de tanta falta de valor y de apego a los valores de la democracia por parte de quienes deberían meterle el diente a fondo a estas prácticas. No me importa que mañana llueva el mismo estiércol que siempre se ha lanzado contra quienes hemos protestado antes y ahora por prácticas crimínales cometidas por funcionarios que se creen con licencia para matar. Buena esa, José Vicente. Buena esa.

Ahora anímate con otros casos de violación a derechos humanos, José Vicente. Presos políticos incomunicados, sometidos a condiciones de reclusión absolutamente denigrantes para la condición humana. Anímate a reclamar los casos de presos que durante largo tiempo han estado detenidos aun siendo inocentes, algunos de ellos con boletas de excarcelación y que siguen tras las rejas. Pregúntate públicamente, porque imagino que en tu intimidad lo haces, la razón por la cual en la Cuarta, e incluso con Chávez, sí hubo amnistía general, y ahora medidas sustitutivas que no abren caminos a la solución política que tanto necesitamos en Venezuela.

Y de paso pregúntate también por qué si a los ex guerrilleros de los años sesenta, setenta e incluso ochenta que optaron por la pacificación se les permitió incorporarse con plenitud de derechos a la vida política los excarcelados de hoy siguen con doble grillete, el de las presentaciones en tribunales y la prohibición de de aloe del país y expresarse públicamente.

¿No es una vergüenza que los auto nombrados hijos de Chávez no traten a los presos políticos de hoy con la misma benevolencia con la cual fueron tratados los insurrectos del 92, incluido el líder de la revolución bolivariana, quienes salieron en libertad absoluta e incondicional? ¿ Y no es doble vergüenza que ex perseguidos políticos e incluso hijos de ex perseguidos promuevan ese tipo de excarcelaciones adornadas con actos humillantes como el que vimos por televisión desde la Casa Amarilla?

Son muchos los abusos que se han cometido, José Vicente. Y son pocas las voces que tienen la influencia para que no solo se sepan sino para que se corrijan y se castigue a los culpables. Intenta entrar a las prisiones, como lo hacías en tus tiempos de parlamentario. Ojalá te dejen entrar y recorrer con libertad todos sus recovecos . Ya que denuncias los abusos del FAES, no te detengas...